“El abdomen, el pecho y el cerebro, permanecerán por siempre cerrados a la intrusiónde la sabiduría de los cirujanos”. Sir John Ericksen cirujano mayor de la reina Victoria. 

Cuando se enferma “Apolonia Fufurufa” -mi querida y coqueta Schnauzer- yo siempre la llevo a un Veterinario…y a uno que tenga título…De igual manera, cuando construí mi casa contraté a un Arquitecto para que realizara el diseño y a un Ingeniero para que llevara a cabo los respectivos cálculos…y qué decir cuando el suscrito -o alguno de mis apreciados lectores- se siente enfermo: estoy seguro de que acudimos a un Médico (mucho mejor, a un reconocido especialista en el campo específico de la dolencia)… y que obviamente tenga su respectiva licencia “vigente y a la vista”, donde conste que tiene los conocimientos y está autorizado para ejercer la medicina en esa especialidad …me atrevo a decir que ninguno de Ustedes recurrirá a un Veterinario para encontrar solución a su problema de apéndice, o visitará a un Ingeniero para que le resuelva su problema de indigestión y muchos menos irá a ver a un profesional de la Arquitectura para tratar con él asuntos relacionados con el corazón, los riñones o la vesícula, pues es la misma vida la que nos estamos jugando…al igual que es el mismo éxito de la campaña política y la supervivencia de futuro político, la que está en juego cuando se contrata un Asesor, Consejero o Consultor en Estrategia Política y/o Electoral

Por eso es que recientemente -aunque aún en muy pocas Universidades y/o Centro de Educación Superior- se ofrecen programas para preparar, entrenar y actualizar esta clase de singulares “Profesionales Especialistas en Estrategia Política y Electoral”. A falta de ellos, la solución es buscar y contratar “Politólogos” (Licenciados en Ciencias Políticas) y/o “Mercadólogos” (Licenciados en Marketing Social) y/o Comunicólogos (especializados en Comunicación Política) y/o Administradores (con conocimientos en Gerencia de Campañas Electorales)…lo contrario sería como aceptar que un Politólogo diseñara nuestra casa, un Chef diagnosticara nuestra mascota, un Arquitecto llevara nuestra campaña política o un Abogado resolviera nuestros problemas digestivos.

La pregunta lógica es, entonces, ¿que tienen que decir los ilustres profesionales de otras disciplinas en el campo de la “Estrategia Político-Electoral”?. Los respetados y respetables profesionales como Arquitectos, Ingenieros, Médicos, Abogados…deben dedicarse a su campo de especialización, a su concreta área de estudio e investigación. Y si bien es cierto que en “Fútbol” y en “Política” todos somos expertos y sabemos mucho tanto de él como de ella, las equivocaciones en el campo Político son bastante más graves y delicadas pues si a un Ingeniero se le puede caer un puente o a un Médico se le puede morir un paciente …a un Político se le puede derrumbar todo un país…

Por eso, es fácil entender por qué todo “Estratega Político-Electoral” debe tener conocimientos sobre Politing, entre otras cosas, para que su candidato encuentre, entienda y comprenda los signos de los tiempos y no acabe perdiendo el rumbo, hasta el punto de que no se encuentre ni siquiera él mismo. Lo lógico es: zapatero a tus zapatos.

Anuncios